Inicio » Blog » Como tratar a una persona con ansiedad

Como tratar a una persona con ansiedad

Familiares y amigos de personas que sufren problemas de ansiedad se ven enfrentados una y otra vez a una situación que no saben cómo manejar. Esto puede hacer que se sientan confundidos y frustrados. Es necesario saber actuar para prestar la ayuda adecuada y evitar actitudes o intentos fallidos de solución que contribuyan a agudizar y perpetuar el problema.

Es muy común que las personas que sufren un problema de ansiedad muestren cambios en su comportamiento. Estos cambios pueden ser consecuencia de la ansiedad, o pueden responder a un intento de disfrazar u ocultar el problema (en caso de que la persona sienta vergüenza, tema el rechazo o no quiera que los demás se preocupen). Algunos ejemplos de tales cambios de comportamiento pueden ser: disminución del interés por realizar determinadas actividades, excusas, irritabilidad, cambios de humor, retraimiento, evitación de determinadas situaciones, búsqueda de mejores condiciones de seguridad, actitudes defensivas (vigilancia, sospecha, susceptibilidad).

Te permite expresarte

Escuchar es fundamental. Y aunque a veces una persona ansiosa preferirá ocultar sus sentimientos de preocupación, tristeza o miedo porque la considera negativa o inmadura, si quieres ayudarla, déjala hablar, invítala a comunicar lo que siente.

Ya sea a través de una conversación, un texto o un dibujo, una buena estrategia para reducir la tensión es dejar que exprese todo.

Tomar conciencia de la realidad personal del otro

Vivir con una persona ansiosa no es fácil. Los estados de ánimo cambian, la motivación se desvanece y sus mensajes y enfoques de repente se vuelven muy negativos. A esto se suma la hipersensibilidad. Al menor sobresalto abundan los malentendidos, la baja concentración, los olvidos y hasta el mal humor.

Si dejamos que sus emociones nos invadan, no ganaremos nada. Si nos damos por vencidos y actuamos a la defensiva ante cada uno de sus síntomas, intensificaremos aún más la ansiedad y crearemos ambientes asfixiantes. Por lo tanto, lo primero es tomar nota de lo que hay.

«Cálmate»

Esto tiene relación con lo anterior, también puede empeorar la situación porque decirle a alguien que sufre de ansiedad que se calme es como pedirle a alguien que tiene gripe para no tener fiebre. Calmarse es el objetivo de las personas ansiosas pero no implica acción ya que las personas ansiosas no saben cómo lograr la calma por sí mismas. Por tanto, pedir calma produce frustración y sentimientos de culpa en los pacientes que dicen “están hartos de mí” o “se hartarán de esto” por no poder hacer lo que se les pide.

En este caso, es recomendable sentarse al lado de la persona ansiosa, intentar hablar con él pero dejarlo si no quiere hablar. A veces basta con estar ahí y ayudarlo poco a poco a hacer ejercicios de respiración y relajación como ya le habrá enseñado su psicóloga.

⇨ Darle tu opinión o tu punto de vista sobre su problema o trauma

Saber ayudar a una persona ansiosa, además de ser empático y saber comunicarse con él de una manera no se sienten mal, también podemos darte nuestra opinión personal sobre el problema que estás teniendo.

Como decíamos antes, lo que para unos puede ser una tontería, para otros es un problema muy serio y como no hay que ser de un extremo u otro, hay que ser sincero y decirle a esa persona que crees que lo estás pasando mal, y en caso de que las cosas vayan en serio, trata de “quitarle calor a la situación” (no a tu condición) para que poco a poco la situación vuelva a la normalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: